miércoles, 6 de enero de 2021

UNHA COPLA DE CEGO.

Nos anos noventa chegaron as miñas mans un par de coplas de cego nas follas orixinais. Eran dunha persoa de Moreiras, Concello de Xinzo de Limia. Fíxenlle unhas fotos en branco e negro, que era o que usaba naquela altura, e volveron a Moreiras co seu propietario. 

Estas coplas vendíanas os cegos e as cegas ou acompañantes nas feiras, romerias, festas, etc. para sacar unhas pesetas. Normalmente primeiro o cego ou cega cantaba o suceso tocando algún instrumento, violín ou zanfona, e despois a persoa acompañante vendía os papeis das coplas entre a xente. A persoa acompañante era moitas veces familiar do cego ou cega e tamén podía tocar algún instrumento de percusión. Ademáis era o que agarraba o cartelón onde estaban debuxadas e comentadas as partes máis importantes do suceso. 

As coplas escribíanas os mestres, médicos, cregos, boticarios... que axudaban a que o cego ou cega gañase a vida. 

Como moi pouca xente sabia ler naquela altura, o que compraba as coplas acudía ás fornadas, ás esfollas, aos fiadeiros... caquera xuntaza para ler o texto. As persoas con máis cabeza memorizaban as coplas e repetíana nas xuntanzas. Co tempo outras persoas tamén as aprendían e pasaron a ser patrimonio da literatura oral.

O que contaban estas coplas eran sucesos que falaban de roubos, traicións, crímenes, etc. Situacións tremendas coas que pasmaban a nosa xente porque rompían coa moral cristiá daquela época. Tiñan un profundo fin moralizador. Imprescindible sacar unha ensinanza para que non se repetiran os feitos delictivos. O castigo era inevitable e a xustiza era implacable.

A copla está en castelán. Daquela case todas estaban en castelán. O galego escrito estaba vetado.

Esta primeira copla é a que está casi completa e cóntanos un crime nunha aldea de A Coruña.


Folla do cantar de cego.


Folla do cantar de cego.

La mujer que dió muerte a su marido por tener amores con su criado.

Hombres, niños y mujeres 

hay que poner atención,

para explicar este crimen

que da pena y dolor.

En la provincia de Coruña

hay un pueblo que se llama

Celtizos de Trospasante

partido de Santa Marta.

En dicho pueblo habitaba

un matrimonio honrado

él se llamaba Marcial

y ella Inés Conrado.

Estos tenían dos hijos

un varón y una hembra

para explicar este crimen

dice la prinmera escena

Ni los nacidos del mundo

no hay quen lo pueda explicar

el valor que tuvo Inés

para matar a Marcial.

Vivían muy felizmente 

este matrimonio honrado,

hasta que Inés la mundana

se enamoró del criado.

Una tarde un vecino

a Inés la vigilaba

que hace  bromas al criado

que no son de mujer honrada.

Al otro día el vecino

se encontraba con Marcial

dándole los buenos días

el caso le fué a contar

Te desengaño Marcial

que eres vecino honrado,

ten cuidado con Inés

que bromea con el criado.

Y Marcial le contestó:

no me convences con eso,

mi mujer siempre ha sido fiel

a mi no me hace de menos.

Pero al llegar a su casa

él iba desesperado,

y le dijo: mira Inés

despachemos al criado.

Y ella le contestó:

haceindo el desentendido,

haz lo que quieras Marcial

pero hace mucho por la casa

y quiere mucho a tus hijos;

aquella noche Marcial

se fué acostar enseguida

y ella se aconsejó con el criado.

En la cocina:

mi marido está enterado

de seguro se lo han dicho

pues ya lo desengañaron

que tengo que ver contigo.

Así es que tendrás valor 

y a esto me aceptarás

esta noche hay que matarle

antes de que se entere más.

El criado contesta:

matarlo no puede ser,

hay que cavilar las cosas

piensa lo que haces Inés.

Es mejor que nos marchemos

nada nos pueda hacer, 

la traidora suplicaba

 y por fin lo consiguió

Hay que matarlo esta noche

si no seremos perdidos,

cuando él esté durmiendo

yo daré un tosido fuerte.

Y tú subes preparado

y lo matas de repente,

Cuando Macial descansaba

ella dió la contraseña.

Y él con el hacha en la mano

subió pronto la escalera,

y le dió un golpe mortal

encima de la cabeza.

Parodia no Entroido de Xinzo dun cantar de cego.

Y se levanta Marcial

estas palabras decía:

Sagrada Virgen del Carmen

como me quitáis a vida.

Entonces esta mujer

como una maldita fiera

le corta el cuello al rape

con la navaja barbera.

La cogen  *** mudaron

y le meten en un cesto,

pero al ver que no cogía

lo partieron por e medio.

Lo cogen los criminales

y lo llevan a un camino.

lo pusieron boca abajo

mismo a la orilla del río

Al otro día siguiente

un vecino lo encontraba,

y resutó ser el mismo

que a Marcial desengañara

Más arriba se encontró

al traidor del criado,

*******************

atemorizado.

Ahí queda el hombre muerto

de seguro lo han matado,

el criado contestó:

haciéndose el desentendido

Quiere hacer el favor

de volver allí conmigo,

y nada más que lo ha visto

dice el infame criado. 

Yo por la ropa conozco

que este es mi amo

**** aviso a Inés

*** grita de repente

Este vecino traidor

a mi marido dió muerte

ya viene la dolorida

y la traidora gritaba

Que lleven a este traidor

***** a Santa Marta

le toman declaración

y él declara sin cuidado

No me castiguen señores

no se nada deste caso,

puesto que la mujer

y el infame del criado

porque tiene relaciones

proximamente un año.

Ya vuelve la dolorida

los traidores delataron

directamente los llevan

a declarar al Juzgado.

Y el criado declaró 

porque era fuerte 

el castigo,

hemos sido yo e Inés

Que matamos al marido

por enamorarse de mi

esta mundana mujer,

a su marido le dimos

una muerte tan cruel.

La llaman a declarar

y la traidora decía:

antes que yo declare

*****************

Ya viene el señor Alcalde

ya han registrado la casa

registrando han encontrado

la ropa de esta desgracia.

Estaba empapada de sangre

enterrada en la cuadra,

la traidora lo presencia

y esta palabra decía:

Marcial marido del alma

tanto como te quería

como yo tendré valor

paara quitarte la vida.

Se despide de sus hijos

aquella mujer mundana:

hijos de mi corazón

inocentes de mi alma

quedáis sin padre y sin madre

por ser yo una mujer mala.

Aquí termina la historia 

de Marcial e Inés Conrado

qiue dió muerte a su marido

por amores del criado.


Quero agradecer ao meu "sempre mestre" Ángel Cerrato por invitarme a acompañalo a Moreiras naquela xornada, que fica tan lonxe, para aprender dos maiores o que non aparece nos libros.